Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Publicado por en Abr 17, 2017 en Destacado, Experiencias, Mercados, Viajes & Circuitos | 0 comentarios

¿Vinos, quesos y embutidos? Los que pidas aquí están

¿Vinos, quesos y embutidos? Los que pidas aquí están

Estuvimos en uno de los más grandes wine shops en España donde además se encuentran los mejores productos gourmet y el preciado jamón ibérico. Una visita no alcanza.

Vila Viniteca tiene varios locales, en esta ocasión visitamos el local del Born, en Barcelona. Allí está hay un espacio desbordante de vinos de diferentes orígenes, principalmente de las diferentes regiones vitivinícolas de España. Y al cruzar la calle, se encuentra Teca Vila Viniteca, un almacén que casi literalmente es el paraíso para cualquier gourmet. Tecasignifica comida en catalán, y sería mentir decir que no hacen honor al nombre.

Allí se pueden encontrar quesos, embutidos, aceite de oliva, té, chocolates, turrones, bebidas, vegetales, conservas… y así podría seguir varias líneas más. Lo lindo, es que todos estos productos se pueden comprar para llevar, o se pueden consumir allí mismo en las pintorescas mesas atendidas por sommeliers.

Sí, como leíste, profesionales y simpáticos sommeliers son los encargados de atenderte, para asesorarte, explicarte y guiarte en este arrasador momento gastronómico.

Todos los días abren una selección de vinos que van rotando, y son lo suficientemente versátiles como para acompañar de forma armónica cada bocado que elijas consumir de la carta.

También hay una cava subterránea del siglo XIV, por si quisieras realizar una cata privada o un evento con un grupo grande.

Esta vinoteca abrió en 1932 por la familia Vila, actualmente pertenece a los nietos de los originales fundadores, y pertenece a un grupo de empresas que también posee bodegas y restaurantes.

Pude probar varios quesos, que amablemente fueron señalizados para yo pudiera identificarlos correctamente. También el sommelier me fue indicando el orden en que debía consumirlos según la intensidad, de menor a mayor. Lo mismo ocurrió con varias copas de vino que acompañaron. Aclaro un dato importantísimo. Ofrecen casi 400 tipos de quesos (mirá las fotos en la galería). Debo confesar que me sentí mareada como para armar por mi misma una selección interesante, por lo que dejé al sommelier que eligiera por mí. Un flash. Salí de ahí en busca del libro “Quesos españoles”.

Luego llegó el momento del jamón ibérico. Muy distinto al paladar con respecto al jamón crudo que estamos acostumbrados a comer en Argentina. Mucho menos salado, con sabores más suaves, cortado en finísimas fetas donde la grasa se hace casi imperceptible.

En esta oportunidad probé un Maldonado de 4 años de curación, alimentado a bellota, de Alburquerque, Badajoz, con D.O. Lo mejor de lo mejor, con fama de ser de los más costosos del mundo.

Y también disfruté de una exquisita paletilla ibérica. La paleta es similar al jamón por salazón, secado y maduración, pero un producto diferente, ya que el jamón procede de la pata trasera del cerdo y pesa de 6 a 8 kilos, en cambio la paleta procede de la pata delantera, pesa entre 4 y 5 kilos, y tiene más grasa y hueso que el jamón. Las diferencias se evidencian en los tamaños de las lonchas. El sabor del jamón también es más complejo y suave, en cambio el de la paleta es más intenso porque su tiempo de curación es menor (de uno a dos años). Si te interesa saber más del tema, te aconsejo la lectura de esta nota de María Laura Ortiz para Food Lovers donde contó detalles: Jamón Ibérico, joyita gastronómica

Ambos, paletilla y jamón, para el recuerdo. Y para repetir, cuando vuelva. El maestro cortador de jamón o afinador, corta a cuchillo estas finas lonchas, pareciera que es todo un arte que se domina después de varios años de práctica (vendría a ser como un sushiman pero del jamón). En esta foto ven a Francisco, quien trabaja hace ya varios años en el oficio.

También hay chorizos y longanizas, numerosas variedades que jamás había probado y que me quedan en la lista de pendientes.

Los precios se pueden ver en los cartelitos junto a cada producto en la galería de fotos.

Si bien la gran tentación es este almacén, Teca, te recomiendo que pases por la viniteca, y te dejes asesorar para conocer más de vinos españoles. Podés comprar una botella, y cruzar a Teca para descorcharla y picar algo. En la viniteca también encontrarás libros sobre vinos y gastronomía, súper recomendable. Yo me traje el catálogo con la decripción de miles de vinos, quesos, chocolates y otras delicatessen. Y si tenés tiempo, podés hacer un curso de cata de vinos o una degustación, en la sala que tienen en otro local a unos metros.

Resumen de bolsillo

Teca Vila Viniteca
www.vilaviniteca.es/es/la_teca
Agullers 9 – Barcelona
Tel. +34 933 101 956
Lunes a sábado de 8:30 a 20:30 hs.

Esta reseña es independiente para Food Lovers MDZol, los restaurantes y/o bares no pagan por aparecer en este espacio. En este caso hice una visita en la cual pagué la cuenta, y en otra oportunidad fui invitada.

¿Más recomendaciones? Seguime en Twitter! @aliciasistero

. FBook/aliciasistero.gastronomica/ #ComoRicoySoyFeliz

Agradecimiento: visitbarcelona.com

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *